ENVIO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $7000
A unos veinte minutos en auto desde la ciudad de Mendoza se encuentra Chachingouno de los primeros lugares donde se cultivó vid en Argentina y en Mendoza, y uno de los lugares
más alejados en la Mendoza del Siglo XX.

De ahí la frase “queda en la loma del Chachingo”, una expresión bien mendocina y suele sugerir cuando se quiere apartar a alguien y enviarlo bien lejos.
Aunque no hay tal loma, Chachingo es un paraje maipucino que está a unos 30 kilómetros de la ciudad capital, entre la margen izquierda del río Mendoza y la calle Videla Aranda. 
Y precisamente en el 7008 de la calle Videla Aranda, entre fincas de viñedos, olivos, ciruelos y duraznos, se encuentra Casa El Enemigo.
Casa El Enemigo no es solamente un punto gastronómico más en las rutas del enoturismo en Mendoza, es el lugar de vida de Alejandro Vigil y su familia en Maipú.
Casa El Enemigo, es una bodega, un restaurant y un espacio abierto para visitas, degustaciones y encuentros con el vino, junto a su creador.
Entre viñas, pequeñas piletas de concreto, huevos de hormigón, personas que trabajan y jardines especialmente diseñados para disfrutar de una copa de nuestra bebida nacional...
“El Ale” nos da la bienvenida...

Ya sentados a la mesa, comenzamos una charla descontracturada, simple, amena y sincera… como si nos conociéramos desde siempre y por algo será, eso de “el vino nos une”.
¿Una bodega en tu propia casa?
 En realidad es una bodega pensada para que vengan amigos y gente a conocer otra forma de elaboración y a probar vinos.
 La apertura de mi casa tiene que ver con lo que viví de chico en la casa de mi abuelo, tenía su pequeña bodega e invitaba a sus amigos y a la familia a probar.  
 Venían y se llevaban una o dos botellas, lo viví de ese modo y me pareció fantástico. 
Y esto mismo pasa en diferentes partes del mundo.  
 Cuando comencé a viajar, me di cuenta de que en algunos lugares sigue siendo así, sin departamento de marketing. 

 Hace poco fui a a la región de Yura, la gente tiene la bodega en su casa y te hacen pasar por el comedor donde los chicos están desayunando, conocer un vino de esta manera, es más ameno
 y más cercano; en definitiva más humano.

 La relación que tiene más que ver con lo personal y menos con lo institucional, es lo que me mueve a hacerlo acá.

¿Cómo nace la idea de abrir un restaurante en tu propia casa?
 En realidad es que no lo esperábamos. Abrimos con la idea de darle algo de comer a la gente que venía los viernes y sábados a degustaciones.
 Pero cada vez querían quedarse más.  La comida que preparamos es sencilla, con detalles gourmet para que vaya bien con los vinos. Hay cortes de carne vacuna, cerdo, chivo y trucha,  combinados con hierbas aromáticas y productos regionales, frutas y verduras de la finca.
 Me parece fundamental tomar contacto con los que visitan mi casa. 
 Es una posibilidad de acercarte al consumidor y transmitirle tu idea sobre el vino y la vida en forma directa.

Los platos que ofreces ¿se trabajan junto a los vinos para obtener un buen maridaje?
 Creo que el maridaje es como presumir "este vino va con esta cosa y aquel con tal otra" le quita al comensal la alternativa de experimentar. Y acá queremos que la gente pruebe...
 Que cada uno pueda elegir. Me parece que el maridaje es importante, pero no creo que sea lo esencial en la elección de un vino. Muchas veces buscamos armonía y por ahí es interesante no tenerla
.
 
En nuestro país tenemos la posibilidad de cultivar un importante número de variedades, y muchas de ellas con resultados sorprendentes. De a poco esas cepas van ganando terreno…
 Hay que entender que el malbec siempre va a ser nuestro lugar y si no lo entendemos estamos perdidos.
 Por supuesto que nos da otra dimensión tener otros varietales que acompañen, nos da una sensación de diversidad y esas variedades nos empujan…
 Pero al final tenemos que seguir apostando al malbec: malbec, malbec, MALBEC.

¿Por qué? ¿es el mejor?
 No, porque es algo que nos diferencia y el mundo conoce a Argentina en el vino por el malbec.

 En Borgoña es el Pinot Noir y el Chardonnay, nadie te dice acá plantemos cabernet porque saben que tienen que desarrollar mucho más.
 Es mucho mas simple, simplificas todo, es más lineal y fácil a la hora de comunicar, si yo tengo que comunicar por cada varietal de cada zona, es mucho más complejo.
 La agricultura no existe por sí sola, existe por el hombre. La vitivinicultura, es una actividad económica que requiere mucha mano de obra y lo importante es que nosotros logremos que mucha  gente trabaje y viva de esto, no perdamos ese objetivo.
 
¿Como haces para mejorar el malbec?
 Conocer el lugar.
 El terroir es una experiencia centenaria en cultivar y elaborar las uvas de un determinado lugar, y entender que sos parte del eslabón de un millón de personas que van a
 aportar algo
, por ejemplo “si fermentas a 22º tenes más aromas a violetas que si fermentas a 23º”
 No hay magia, es “experiencia”

 Y todo está en lo que vos queres armar…. No hay que volverse loco… es vino…no estamos inventando nada…

¿Como orientás al nuevo consumidor ante todas las marcas que hoy tiene disponible en el mercado?
 La mejor forma de empezar es con un vino de marca…siempre.
 Los vinos no tan vendidos, tienen un problema y es que son sesgados

 La población consumidora de vinos es una curva de Gauss, tenes un 5% que le gusta lo distinto, el resto no. No debemos empezar por las cosas raras, empecemos por lo que le gusta a todo
 el mundo, después se va a desarrollar el paladar para que te guste. O no!!

 Si bien yo trabajo e impulso a bodegas pequeñas, las que hacen que exista el vino en la mesa, son las grandes…las chicas no lo van a poder hacer nunca, son un nicho y es muy importante
 que tengan la posibilidad de mostrarlo, a través de gente como ustedes y otros que también lo hacen, pero si desaparecen las empresas grandes, desaparecen las chicas, instantáneamente.
 No hay forma de que existan, es un proceso económico como el de cualquier industria…

 Las bodegas pequeñas tienen que trabajar mucho sobre su marketing porque el mundo las esta buscando: el vino garage o de pequeños productores y a partir de allí, armar su
 pirámide al revés, e insisto es allí donde gente como ustedes tienen un papel importante a la hora de mostrar lo que ellos tienen.

 Si desaparece Peñaflor desaparece la mitad de la población de vitivinicultores y si desaparece Catena Zapata desaparece la otra mitad y la industria quiebra, y nadie más hace vinos, porque la
 industria existe porque estos tipos venden vinos.

 Todo lo que significa esto y lo que generan hay que tenerlo bien claro, porque si uno no lo tiene bien claro puede perder a los pocos, y uno puede creer que las cosas son una o la otra y las cosas
 son una y la otra
.

Teniendo en cuenta la gran oferta de etiquetas, se puede decir que hoy es más facil alcanzar el sueño del "vino propio" sin el esfuerzo de producirlo?
 Siempre fue así…pero no se sabía…
 Un ejemplo de esto es “el Flaco” (Fernando “Flaco” Gabrielli, de El Relator Wines) no tiene bodega, no tiene nada. Comenzó como un juego en su oficina, y ese juego se transformó en
 un vino que se llama "El Relator" y que en las etiquetas tienen una estética relacionada con el turf.

 Algunas bodegas me putean porque lo apoyo al Flaco.
 ¿Por que? Porque algunos me dicen yo tengo bodega, tengo viñedos, tengo gente trabajando,  y que aparezca gente así no es bueno para la vinicultura.
 ¿Y porque no? Porque yo hago la inversión y yo les digo “entonces anda, mostra y vende lo que haces…”
 Para mi es mucho mas simple y volvemos al principio. No hay que pensarlo tanto…grande, chico y mediano.
 Hagamos que las grandes bodegas o las empresas que tienen acceso a los medios, lo promocionen, hagan lo que tienen que hacer para que exista el vino y uno trabaja desde
 otro sector para que la  industria crezca y siga desarrollándose.

 Yo tengo un local en el Palmar y además de mis vinos,  vendo vinos que nadie conoce, seguramente entran por el Enemigo y los engancho… “ahí empiezan a probar otra cosa”.
¿Bodega, vino, reconocimiento y restaurante… que te queda?
 Estoy en todos lados, y a veces no estoy en ninguno.
 Estoy escribiendo mucho, por ahí voy… estoy escribiendo mucho…

¿Sobre que escribis?
 Escribo sobre vinos, gente, cosas y cuentos…afortunadamente tengo muchos proyectos…
 Todo lo que hago, lo hago con la familia… sino no existe…
 Viajo mucho, generalmente para alguna notas periodísticas o la presentación de un vino…

Cual es la diferencia de hacer vino en Argentina y en USA?
 Soy consultor de varias bodegas en el exterior, acá vivo el lugar y lo entiendo y afuera les digo lo que tienen que hacer y listo. Cero alma.
 Aunque les va bien, el tema soy yo, les va bien el resultado es bueno y es aceptado.
 El tema soy yo, no me puedo despegar de lo que soy yo, de lo que hago…
 La verdad que hago todo lo que puedo y le pongo lo mejor de mí, les va bien, sacan buenos puntajes, pero no soy yo.
 Para que el vino tenga alma hay que entender su terroir, hay que vivir ahí, conocer la gente, vivir el frio, el calor, comer, mirar, escuchar, sentir...

Junto con Laura Catena  sos responsable del vino de Catena Zapata que acaba de obtener 100 puntos de James Suckling…
 Un alto puntaje sirve como una vidriera importante de Argentina al mundo. Significa poder avanzar como región y como productores de vinos.

Todo es mas simple, mucho mas simple.  No hay nada de complejo, comunicar, vender, hacer.  Sea lo que sea es lo mismo, es tener la pasión, las ganas de hacerlo y el amor
por lo que haces en ese momento.
Gracias Ale...