ENVIO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $7000
Agosto comenzó y se proyecta con varios eventos, relacionados a maravilloso mudno del vino. El primero de ellos, al que asistimos fue el miércoles 3 de agosto el #BonardaPinotHack. El ya
tradicional hackatón del vino organizado por Daniel López Roca en Acha Club, en esta oportunidad la maratón vínica estuvo dedicada al Bonarda y al Pinot Noir.
Para el consumidor de vinos promedio, el Pinot Noir supone un enigma, ya que no está familiarizado con esta uva ni con su sabor, porque es diferente, propone un camino de aprendizaje
progresivo hacia la búsqueda y la sofisticación.

Su cultivo es muy difícil debido a la lentitud de su crecimiento y a las condiciones climatológicas que necesita, las cuales se caracterizan por ser de temperaturas extremadamente bajas.
Esta cepa ya va encontrando su lugar en las mesas de los consumidores del mundo.
Se la destaca por presentar un muy buen color, de taninos suaves, fácil de tomar y principalmente, de baja graduación alcohólica, características distintivas ante las nuevas tendencias.
El Bonarda en cambio, es una variedad con gran potencialidad enológica en Argentina y es considerada la segunda cepa tinta más importante, después del malbec. El país es el único
productor de esta uva, por lo que es un varietal sin competencia de otros países.

Produce vinos de colores intensos: marcados violetas o púrpuras que evolucionan al rojo rubí. Su aroma es intenso y suelen aparecer atractivas notas frutales de frutas rojas (frambuesa, frutillas, cassis o cerezas) y frutas negras (moras, ciruelas o arándanos). En boca es agradable y dulce, de buena intensidad. Sus taninos son suaves y hacen aterciopelado y
elegante al vino. Esta variedad permite elaborar una amplia gama de productos que van desde vinos atractivos para consumir jóvenes hasta vinos de guarda en madera de excelente maduración.
Algunas de las etiquetas que no conociamos y hemos degustado:
Colonia Las Liebres Bonarda
En la nariz, notas de cerezas negras, grosellas, cassis y un toque de pimienta negra y lavanda. Es un vino fácil de beber, en el que el paladar exhibe las mismas notas que la nariz, a las que se suman algunos toques de mermelada de frambuesas, sin que éstos lleguen a ser muy dulces o pesados. Tiene un final fresco, con una perfecta acidez..
BenMarco Pinot Noir
Elaborado en cantidad limitada, es el resultado de co-fermentar Pinot Noir con un muy pequeño porcentaje de racimos de uvas viognier cuidadosamente seleccionados.

En nariz se muestra repleto de aromas a frutillas, en boca suave y redondo aunque de paso sutil..
Wallpa Pinot Noir 
Este vino de Finca Casanova, se percibe un suave aroma que remite a frutas frescas con notas de canela. 
El toque de malbec (sólo 5%) lo haceun vino elegante, con un final fuerte y una acidez controlada, proveniente de un suave paso por barrica de roble.
Las Perdices Bonarda Reserva
Es un vino de color rojo violáceo muy intenso, con aromas a frutas rojas, frambuesa, con un fondo especiado y acompañado con delicados toques de vainilla aportados por la crianza en roble. Es elegante en boca, agradable y amable, con taninos suaves y aterciopelados.
Verum Pinot
A la vista exalta su elegante color rojo rubí de capa media con reflejos anaranjados. La nariz impresiona con sus aromas a la frutilla, frambuesa, violetas, rosas secas y especias. Taninos suaves, aterciopelados le dan un pasar persistente a través del paladar mientras que su acidez otorga frescura
.
La Linda Bonarda  
Es un vino tinto de color rojo brillante con aromas limpios a frutos rojos e higos secos, y una nota de madera tenue aportada por sus tres meses de añejamiento en barricas de roble americano. De gran cuerpo y fluidez en el paladar. Su paso por boca jugoso y muy expresivo. Presenta un final compacto con todos sus componentes en orden y muy bien acomodados
.
Otra buena oportunidad que nos brinda Daniel Roca, para hacer un repaso por etiquetas de los ya conocidos y descubrir de algunos de los Pinot y Bonarda que hay disponibles en el mercado.